Crea tu propia carta de Hogwarts de admisión

0 Comentarios

carta-de-hogwarts

Tu peque es un amante incondicional de Harry Potter y lleva media vida soñando con ser un estudiante más de la mágica escuela de Hogwarts. No vas a dejarle probar a ver si consigue atravesar un muro en ninguna estación de tren, pero sí puedes ayudarle a soñar con una carta de admisión personalizada. ¿Quieres sorprenderlo con una carta de admisión de Hogwarts? ¡En el DIY de hoy te enseñamos a hacer tu propia versión para imprimir!

Antes de nada, tendrás que reunir el material necesario:

  • 2 bandejas
  • 1 pistola de pegamento caliente
  • Arcilla
  • Palillos
  • Pintura roja
  • 1 pincel
  • Aceite vegetal
  • 1 sobre
  • 1 folio
  • Té frío
  • Servilletas
  • Tijeras
  • 1 bolsa de hielo
  • Papel encerado

la-carta-en-te

¿Empezamos? En una de las bandejas vierte el té frío y cubre la otra con servilletas. Mete el folio y el sobre en el té y déjalos a remojo durante dos minutos. A continuación, quítalos del té y déjalos secar encima de las servilletas. Notarás que están bien secos cuando estén crujientes. Si quieres que te quede idéntico al de la peli, recorta la solapa del sobre en forma de pico.

imprimir-la-carta

Ahora que ya tienes el folio de la carta listo, ha llegado el momento de imprimir. Intenta que la letra de tu carta de admisión tenga un estilo mágico. Puedes hasta buscar modelos de la carta original por internet e imprimirlos directamente en este papel para que te quede exactamente como la carta de la peli.

hacer-el-sello

Seguro que cuando estabas reuniendo los materiales te has preguntado: pero, ¿para qué quiero la arcilla? Pues muy fácil: para hacer el sello de tu carta. Dale forma cilíndrica a la arcilla y hornéala haciendo que la parte plana quede por abajo. Antes de que se seque del todo, quítala, tállale el símbolo que desees con un palillo, intentando que los trazos sean profundos y vuélvela a meter en el horno.

estampar-el-sello

Ahora toca estampar el sello. Coloca el papel encerado encima de la bolsa de hielo y pon un gran círculo de pegamento caliente encima de él. A continuación, moja el sello en aceite, estámpalo encima en el pegamento y mantenlo ahí hasta que se seque. Levanta el sello lentamente y retira los restos de pegamento. Pinta el sello del color que quieras. ¡Qué chulo!

pegar-el-sello

Por último pega el sello en el sobre. Pero no lo pegues entero si no quieres que se rompa el sobre al abrirlo. Pega solo la mitad inferior… ¡y carta lista!

¿Has visto qué fácil es hacer tu propia carta de admisión de Hogwarts?

También te pueden interesar...


Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *